Tu cabello


A. CUIDADO DEL CUERO CABELLUDO

Así como cuidamos la piel de nuestra cara para prevenir arrugas, manchas y espinillas, necesitamos mantener la salud de nuestro cuero cabelludo, para conservar la buena apariencia y fortaleza de nuestro cabello. La piel de nuestro cuero cabelludo, está expuesta generalmente a toxinas, rayos del sol, grasa excesiva, cloro, químicos, minerales y aire ó agua contaminados. Estos residuos obstruyen nuestros poros y contribuyen a tener como consecuencia un cabello delgado ó débil.

Los acondicionadores y productos que usamos para estilizar nuestro cabello, le pueden causar grave daño a la cutícula protectora y a la piel de nuestro cuero cabelludo. La acumulación de grasa excesiva y de productos químicos en el cabello y la piel de nuestro cuero cabelludo agravan los problemas relacionados con la caída del cabello, con su adelgazamiento, con la calvicie y con el pelo maltratado.

 

B. ESTRUCTURA DE LA PIEL

La epidermis, es la piel superficial que todos podemos ver y tocar. La dermis, es la piel interna que en el área de la cabeza, está unida al cráneo y sostiene a la epidermis. La epidermis a su vez está formada de cuatro capas: La capa córnea, es la piel que tocamos de la cabeza, donde se encuentran, todos los poros de la piel por donde emerge el sudor y el cabello.

La capa granulosa, que es la capa que continua hacia el interior. La capa espinosa, es la capa que sigue hacia adentro después de la capa granulosa.

La capa germinativa, es la capa final de la epidermis hacia el interior, colinda con la dermis. En esta capa podemos encontrar todos nuestros folículos. Si observamos los folículos pilosos, vemos que estos descienden como una invaginación, penetrando hasta el tejido graso de la dermis, en esa penetración, se forma un canal, que conserva absolutamente todas las capas de la epidermis, este hueco o canal se convierte en la vaina externa de la raíz de nuestro cabello.

La cantidad de folículos con que cuenta una persona, queda determinada desde su nacimiento, nunca se le forman folículos nuevos, únicamente puede existir vello ó cabello donde siempre existió algún folículo. La condición en la que se encuentra cada folículo de nuestro cuero cabelludo, depende mucho del ambiente al que han sido sometidos, su limpieza, su adecuada oxigenación y su buena nutrición, según las condiciones, en las que se han visto expuestos, los folículos, pueden mantenerse con vida, permanecer débiles, estar en estado latente o tal vez haber muerto.

 

C. TIPOS DE PIEL

Tenemos en nuestro cuerpo dos tipos de piel, la piel lampiña y la pilosa. La piel lampiña, tiene una capa gruesa de queratina que la recubre, no tiene ningún folículos, por lo que no produce ningún vello, existe solo en las palmas de las manos, en las plantas de los pies, y en algunas partes de los genitales. La piel pilosa, recubre el resto de nuestro cuerpo, produce cabello ó vello en nuestro cuerpo, según tengan ó no tengan médula.


D. TIPOS DE CABELLO

Existen dos tipos de cabellos en nuestro cuerpo, el vello y el cabello terminal. El vello, es un pelo muy fino que recubre toda nuestra piel a excepción de las palmas de las manos, las plantas de los pies, y parte de los genitales, es pequeño y delgado, tiene la información genética que hace detener su crecimiento y su grosor, algunos vellos, son capaces de transformarse en cabellos por acción de los andrógenos en la etapa de la pubertad, cuando estos folículos desde su nacimiento están dotados de médula.

El cabello terminal, a diferencia del vello, puede crecer de mayor tamaño, alcanzando mayor fuerza y grosor, su raíz es más profunda que la del vello. La mayor cantidad de este tipo de cabello se presenta en la cabeza, podemos también verlo en la región axilar, la región pubiana, en la barba de los varones, en las cejas y las pestañas. Este tipo de cabello es más grueso y más pigmentado que el vello.

El cabello, en ciertas partes de nuestro cuerpo, constituye un carácter sexual secundario, en la pubertad aparece como consecuencia de la transformación del vello, en pelo terminal, por la acción de los andrógenos. En los varones los andrógenos se producen en forma de testosterona, en la mujer los ovarios producen esteroides androgénicos débiles, además de que también las glándulas suprarrenales contribuyen a la producción de los andrógenos en ambos sexos.

Podemos darnos cuenta que en nuestra cabeza, existen folículos inmaduros o dañados, que han cambiado sus características en cuanto a su fuerza y grosor, se han ido adelgazado poco a poco hasta parecer vellos, tienen capacidad para estar fuertes y vigorosos porque tienen su médula interior, sin embargo se han ido deteriorando. Esto l pasa principalmente en los varones que presentan propensión genética a la calvicie.

Si observamos el perfil de la cabeza de ellos contra la luz, descubriremos una vellosidad delgada, corta y transparente, que conocemos comúnmente como pelusita, este cabello que se ha adelgazado, ahora tiene características de vello, presenta menos profundidad. El adelgazamiento se debe, a que en ellos, los folículos de la parte superior de la cabeza, asimilan la testosterona de forma distinta que el resto de los folículos, provocando una excesiva producción de grasa, que se acumula en una capa densa y sellada que tapa los poros, impidiendo la circulación y la oxigenación y nutrición adecuadas.

El vello, en estas condiciones, se asemeja mucho al cabellito de un bebé, el folículo, por estar inmaduro tiene muy poca profundidad, lo que hace que sea frágil y suceptible a todas las condiciones ambientales, carece por completo de fuerza y vigor. Se presenta durante la primera infancia, este tipo de cabello con características de vello, está expuesto a que con un simple shampoo vigoroso, un masaje rudo ó simplemente el roce de las almohadas al dormir, pueda desprenderse con facilidad.

El cabello terminal es más fuerte, grueso y vigoroso, está preparado para crecer, su raíz es más profunda, por lo que se mantiene adecuadamente conectado con los grandes vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas, logrando una nutrición es excelente… es el cabello que todos quisiéramos tener para mantener a nuestra cabellera fuerte sana y abundante.


E. CICLO DEL CRECIMIENTO DEL CABELLO

El cabello en su ciclo de crecimiento atraviesa 3 fases: La fase anágena ó activa : dura de 4 a 5 años, en esta fase se mantiene el cabello en crecimiento, esto explica el porqué el cabello solo crece hasta cierta longitud. En la fase anágena se encuentra la mayor parte de nuestro cabello. La fase catágena ó involutiva: dura de 2 a 3 semanas en esta fase el folículo se atrofia, el tallo se va acortando formando una masa en la punta, que veremos cuando llegue el momento de desprenderse. La fase telógena: dura de 2 a 3 meses, en esta fase, permanece el cabello en reposo, hasta que por fin es eliminado, por la acción del folículo nuevo que inicia su proceso de crecimiento, comenzando por su fase anágena. El ciclo del pelo constituye uno de los ciclos más activos en el organismo, resulta muy vulnerable a factores externos, más adelante lo veremos, al hablar de la alopecia o pérdida de cabello.


F. ESTRUCTURA DEL CABELLO

Para entender la causa de que un cabello sea delgado ó débil, es necesario conocer la anatomía del cabello y descubrir lo que se requiere para darle salud y larga vida a nuestro cabello. El cabello tiene dos estructuras: La estructura del cabello insertado bajo la piel y la estructura del cabello que sale hacia el exterior. La fibra de del cabello está formada por la proteína llamada queratina que es elaborada desde su raíz.


G. CABELLO EXTERNO

 

El cabello externo, está formado de tres capas, la capa central que se llama médula, la capa media que es la corteza y la capa exterior a la que llamamos cutícula. La cutícula, es la capa protectora del cabello, formada por pequeñas escamas, para mantener el brillo del cabello, deben éstas permanecer compactas. Si queremos proteger el cabello es necesario sellar su cutícula, usando un shampoo con PH ácido ( de 4 a 6), ya que los shampoos alcalinos (de 7 a 14) son abrasivos, tienden a abrir la cutícula y su uso frecuente opaca y reseca nuestro cabello, impidiendo que la luz rebote uniformemente. Los acondicionadores ó tratamientos para el cabello, nivelan el PH y permiten que tu cabello se mantenga suave y con buena apariencia. La cutícula protege todo el cabello, desde su raíz, el tallo piloso y toda su fibra exterior. La cutícula sirve al cabello como un sello protector, evita la porosidad, para mantener un cabello sano y brilloso.


H. CABELLO Y FOLÍCULO INTERNOS

La estructura del cabello en el interior de la piel, tiene las tres capas típicas del cabello, al centro la médula, luego la corteza y por último la cutícula, hacia afuera continúa la vaina interna, la membrana germinativa donde habitan todos los folículos, y por último la capa germinativa que termina con la epidermis y es el límite con la dermis dividiendo las dos vainas, la vaina interna de la vaina externa.

En el interior del canal folicular encontramos la raíz del cabello con sus partes, la vaina interna, formada de tejido fibroso y el tallo piloso cubierto por su cutícula En lo más profundo del cabello, bajo de la piel, está la base del folículo, donde se encuentra la raíz del cabello, es ahí donde se multiplican las células germinativas, adentro del bulbo piloso, con ayuda de los vasos sanguíneos de la papila pilosa, conectada a los grandes vasos sanguíneos, en la parte más baja del folículo. Ahí en el bulbo piloso, se realiza la división celular, de las células del cabello, que se dividen mucho más rápido que cualquier otra célula de nuestro cuerpo.

El bulbo piloso está conectado con la vaina externa de la raíz, rodea a la papila pilosa, conectada al tejido fibroso de la vaina interna, y a los grandes vasos sanguíneos. Es en la papila pilosa, donde se encuentran las terminaciones nerviosas y pequeños vasos sanguíneos encargados de alimentar las células del cabello. La sustancia que fabrican las células germinativas, en la base del folículo, se llama queratina, es la proteína con la que se forma nuestro cabello, se forma la vaina interna, la cutícula, el tallo piloso y permite el crecimiento de nuestro cabello.

Las glándulas sebáceas, están localizadas como una prominencia lateral de la vaina externa de la raíz del folículo. Producen grasa, elemento esencial que el folículo necesita para producir cabello. Las glándulas sebáceas, permanecen en su mayor parte inactivas antes de la pubertad, pero después de ésta, crecen y se vuelven más activas para siempre, se les da también el nombre de folículos sebáceos. La secreción sebácea es inhibida por la acción de los estrógenos femeninos y activada los andrógenos masculinos, los varones por sus hormonas masculinas producen más grasa que las mujeres, pero cuando las mujeres pierden los estrógenos en la menopausia, que son inhibidores de la grasa, la secreción sebácea se activa más.

La función de la grasa en el cuero cabelludo es controlar la pérdida de agua, mantener el cabello hidratado e inhibir el crecimiento de hongos y bacterias, su exceso ó su acumulación provoca proliferación de microorganismos, toxinas y contaminantes, además se forma una capa densa que tapa los poros, asfixiando e impidiendo la nutrición de los folículos pilosos, convirtiéndose en la principal causa de la caída del cabello y de la calvicie, por lo que su control es la mejor forma de salvar nuestro cabello.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados



Inicio